«Daño al bienestar», «daño al proyecto de vida» e danno esistenziale: una lettura comparatistica