Alejandra Pizarnik: de la desintegración del sujeto a la multiplicación infinita