Un refundidor de Lope hacia el ocaso del XVII: No puede mentir el cielo, de Andrés Gil Enríquez (1636-1673)