Rec. a Gioconda Belli, El infinito en el palmo de la mano